Alma Mía

Salmos 103:1 RV 1960

(1) Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre.

Recuerdo, cuando era un niño, en la casa donde vivía teníamos corrales donde había guajolotes, gallinas y conejos, eran tres corrales, de hecho. Una de las cosas que yo hacía cuando iba a limpiarles, era ponerme a platicar con los animales como si fueran personas. Les contaba como me sentía y qué pensaba de las situaciones de la vida. Con el tiempo ya no tuve esa tarea por hacer y tampoco a esos animales a los que les podía hablar, entonces llegó el tiempo, de literalmente, hacer soliloquios.

Muchas veces me he encontrado hablando, reflexionando y diciendo cosas a mí mismo. ¿Te ha pasado? No, no pienses que estoy al borde la locura. Déjame te platico el último que tuve:

Salí de mi casa en mi bicicleta, un poco aturdido por varias cosas que han pasado en mi vida, y elegí una autopista que está cerca de la casa para dar una vuelta, pasados unos 10 kilómetros iba orando y hablando con el Señor y ya me estaba cansando cuando me tocaba subir una pendiente, ya casi no tenía fuerzas y me dolían las piernas. De repente me vi diciéndome ¡Vamos, tú puedes!, ¡tú eres un hijo de Dios, él te da fuerzas, sigue, no te detengas! Me estaba dando palabras de ánimo a mí mismo, después de haber pedaleado y orar a Dios. Terminé cansado, si; pero bastante animado para seguir en la obra de Dios y enfrentar un fin de semana muy atareado de conferencias, consejería y asuntos familiares. Dios me dio su fortaleza.

Dudé en escribir esto porque quizá alguien habría de pensar que estoy hablando con mi «alter ego», en una disociación de personalidad; pero no, créeme que no es así. descubrí que el salmista recurría a esta forma de expresarse para levantar no nada más su ánimo, sino también sus convicciones. Pensé, no soy el único.

Cuando nadie te pueda decir algo, cuando sientas que las fuerzas se te van, háblale a tu alma en tercera persona y afirma tus convicciones. Cosas como ésta pueden ser de bendición:

Bendice, Juan Carlos, a Dios, ¡bendícelo!

  • No olvides de ninguno de sus beneficios, y enlista los beneficios que has recibido.
  • Uno de ellos es que has recibido el perdón de Dios, has sido sanado por Él también.
  • Te ha rescatado, has recibido favores y misericordias de Dios.
  • Te ha dado nuevas fuerzas, como al águila.
  • Ha alejado tus rebeliones.

Y si, bendícelo. Bendice a Dios porque su Misericordia es grande, haz su voluntad en tu vida. Que Él sea el Señor de tu vida.

El Caso de Sansón, del pecado y la vergüenza a una fuerza sobrenatural

Jueces 16:15-17 NBLH
(15) Así que ella le dijo: “¿Cómo puedes decir: ‘Te quiero,’ cuando tu corazón no está conmigo? Me has engañado estas tres veces y no me has declarado dónde reside tu gran fuerza.”
(16) Y como ella le presionaba diariamente con sus palabras y le apremiaba, su alma se angustió hasta la muerte.
(17) El le reveló, pues, todo lo que había en su corazón, diciéndole: “Nunca ha pasado navaja sobre mi cabeza, pues he sido Nazareo para Dios desde el vientre de mi madre. Si me cortan el cabello, mi fuerza me dejará y me debilitaré y seré como cualquier otro hombre.”

¿Qué es lo que viene a tu mente cuando oyes la palabra Sansón? Alguna vez escuché a alguien que dijo: “Sansón es igual a Sonsón”. Podríamos pensar así, tal vez; pero no podremos negar que alguna vez en nuestra vida nosotros mismos hemos actuado como nos narra la Biblia que actuó Sansón. Nos encontramos luchando contra nuestra carne y deseos, somos pasionales, las emociones nos ganan y no podemos vencer al pecado en nuestra vida.

Sabemos que el Espíritu Santo nos ayuda a vencer el pecado; pero vivimos bajo una conciencia en laque apartamos la realidad del Espíritu Santo y estamos débiles ante esa bestia en nuestras vidas. Terminamos entregándole el corazón a Dalila y somos presas.

En Jueces 16 nos encontramos con la historia trágica de sansón. ¿Tú quisiera ser como Sansón? ¿Quisieras que alguno de tus hijos se llamara Sansón?  No he oído que alguien se llame Sansón actualmente, bueno si, un día en un circo le llamaban Sansón a uno de los leones; pero hasta ahí.

La vida de Sansón es sobrenatural desde antes que naciera, Dios tenía un plan para él y por eso lo hizo nacer, sin embargo, Sansón tuvo la oportunidad de ser responsable ante Dios. Dios lo usaría para terminar con la opresión de los filisteos sobre Israel, sí; pero no sería responsable de los pecados de Sansón. (Jueces 13:3-5). la Biblia dice que Sansón fue juez sobre Israel (Jueces 15:20) y que tenía una debilidad muy grande por las mujeres (Jueces 14:14). Era su lado frágil, y es en esa área donde tomaba las más pobres decisiones de su vida (Jueces 16:1).

Es en el asunto de las debilidades que debemos poner más atención en nuestra vida. Me he encontrado con personas que dicen: “Soy enojón”, “Soy egoísta”, “Soy mujeriego” y, a veces como si esto fuera algo digno de reconocimiento o alabanza, se ufanan de sus debilidades. No saben que es ahí donde el enemigo los toma y procura destruir sus vidas.

Es muy probable que el enemigo esté observando nuestras vidas y de manera estratégica ataque nuestras debilidades queriendo acabarnos. No olvidemos que el diablo anda como león rugiente dispuesto a destruirnos y hacer de nuestra vida una piltrafa. En el caso de Sansón, Satanás puso a Dalila en el camino de Sansón (Jueces 16:4). Los jefes de los filisteos le ofrecieron a Dalila una gran cantidad de dinero para que hiciera que Sansón viniera a menos y su fuerza acabara. Lo que sucedió es que satanás tomó la debilidad de Sansón como una manera de llevarlo a maldición.

¿Qué te parece si aprendemos tres cosas de la vida de Sansón? Tres cosas que nos pueden ayudar para no caer si ponemos la atención adecuada y nos fortalecemos en el poder de Dios. Veamos:

  • El Pecado de Sansón. El problema de Sansón se dio cuando él hizo a un lado  a Dios de su vida. Uno puede decir es que Sansón tenía áreas débiles y si todos las tenemos entonces hay la posibilidad que nosotros caigamos también. No, ese no es el argumento, porque la Biblia dice: SI Dios con nosotros, ¿quién contra nosotros?. El punto es que, efectivamente nosotros no somos dioses ni somos superfuertes, que somos débiles y frágiles en contra del ataque del pecado; pero que si dependemos de Dios tenemos espíritu de poder , amor y dominio propio. Entonces, con Dios y sólo con Dios podremos vencer al enemigo, a la tentación por muy fuerte que venga. Regresando a Sansón, si, estaba débil y no pudo con Dalila porque su corazón estaba lejos de Dios. Sansón le dio a conocer lo que había en su corazón a Dalila (Jueces 16:17) y ahí fue donde perdió todo. Sile das tu corazón al pecado, las consecuencias serán devastadoras. Acuérdate que toda decisión trae consecuencias.

Tenemos la tendencia hacia el pecado. Génesis 6:5; Proverbios 20:9; Jeremías 17:9

Cuando hablamos del pecado, sabemos que éste no empieza por fuera, sino que de adentro mismo, eso dijo el Señor Jesús en Marcos 7:21-22.

El pecado empieza en nuestros corazones (Santiago 1:12-15) y encuentra sus raíces en la incredulidad (Hebreos 3:12-13). Es por eso que Dios nos dice que sobre toda cosa guardada guardemos nuestros corazones. (Proverbios 4:17). Nosotros le damos nuestro corazón a aquello que amamos y adoramos. Por eso no podemos servir a dos amos. No podemos servir a Cristo y decir que amamos las riquezas. Nuestros corazones deben estar enfocados a Cristo y sólo a Cristo. (Romanos 10:9)

Sansón permitió que su corazón se llenara de pecado, así como Judas Iscariote permitió que su corazón se llenara de amor al dinero para traicionar a Jesús, Sansón amó a Dalila traicionando a Dios y su llamado. ¿Quién es el amo de nuestros corazones? (Romanos 6.16).

Lo más triste en Sansón fue que dijo: Jueces 16:20 NBLH

(20) Ella entonces dijo: “¡Sansón, los Filisteos se te echan encima!” Y él despertó de su sueño, y dijo: “Saldré como las otras veces y escaparé.” Pero no sabía que el SEÑOR se había apartado de él.

Sansón no sabía que ya Dios no estaba con él. Esto es lo que hace el pecado con nosotros, nos perdemos al grado que no nos damos cuenta que ya Dios se apartó de nuestro camino. Así hay muchas iglesias y personas que piensan que están en Dios; pero no están en Dios, ya el Señor no les visita y las consecuencias serán catastróficas. Cuando sansón entregó su corazón, se entregó al pecado.

  • La Vergüenza de Sansón. El pecado siempre te lleva a vergüenza. En el caso de Sansón su pecado le trajo vergüenza a Dios, ya que le dio la gloria al enemigo con sus decisiones. (Jueces 16:23-24). Nuestros pecados le dan gloria al enemigo. Cuando la gente comete pecado, los dioses de este mundo son los que se glorifican.

De ser el juez de Israel, Sansón cayó hasta ser un esclavo de los filisteos (Jueces 16:25). Su pecado le trajo ceguera y esclavitud (Jueces 16:21). Alguien que no ve (falta de visión, ceguera, estupidez), pudiendo hacerlo y que es esclavo de una adicción, lo es, por la simple y sencilla razón de que está en pecado y ha dejado de darle la gloria a Dios.

Esto es lo que sucede cuando abrimos el corazón al pecado, llegamos a ser ciegos y esclavos. Por fuera nos podríamos ver muy bien; pero por dentro estamos inmersos en lujuria, envidias, orgullo, egoísmo y amargura. Por fuera asistimos a la iglesia, vamos a las reuniones de oración, cantamos las alabanzas, levantamos nuestras manos y decimos Amén cuando un predicador dice algo interesante; pero por dentro nuestros corazones están infestados de malldición porque amamos nuestros pecados. Vemos pornografía, llenamos nuestros ojos de lujuria y tenemos exceso de televisión. Ya no leemos nuestra Biblia, pasamos tiempo en el mundo. Confesamos con nuestras bocas que amamos a Jesús; pero por dentro amamos al mundo. (Santiago 4:4; 1 Juan 2:15-17)

Dios sabe lo que hay en nuestro corazón, lo ve. (2 samuel 11:27). Dios vio el corazón de Sansón y que éste se había decantado por Dalila y no por Dios. Diosle permitió a Sansón que siguiera lo que había en su corazón. El pecado de Sansón trajo vergüenza a Sansón y al nombre de Jehová (Isaías 59:2). Lo que nos dice que el pecado no sólo te afecta a ti sino a los que están a tu alrededor también.

  • La fuerza sobrenatural de Sansón. La fuerza de Sansón no provenía de su cabello, sino de Dios. Su cabello sólo representa su voto nazareo como señal de su devoción a Dios (Números 6:1-8). El Espíritu de Dios le dio esa fuerza extraordinaria (Jueces 13:25; 14:6; 15:14). Sansón fue rapado para vergüenza propia.

Sansón sabía y ahora tenía que reconocer que el origen de su fuerza era Dios, él y solamente él (Dios), podría darle la victoria sobre los filisteos, por eso oró para que Dios le diera una vez más fuerzas (Jueces 16:28). Ahora Sansón quería darle la gloria a Dios y vencer a sus pecados. Dios le responde dándole fuerza sobrenatural para que saliera vencedor y matara así a los filisteos, muchos más de los que había matado durante toda su vida. (Jueces 16:30). Sus últimos momentos fueron de más gloria que ninguno otro en su vida y no pudo verlo. ¿Es necesario estar ciegos y en los últimos minutos de tu vida para obedecer a Dios?

La única manera en que podemos salir victoriosos sobre nuestro pecado y enemigos es dependiendo del Espíritu Santo. El Espíritu santo nos da poder para ser testigos de Jesús (Hechos 1:8) para hablar y para tener vidas ejemplares. En Hebreos 12:14 vemos que debemos seguir la santidad porque no podremos ver a Dios si no somos santos. Pienso que nos hemos equivocado pensando que el asunto de la santidad se refiere a que no debemos hacer ciertas cosas. NO, la santidad es algo muy profundo por lo cual vivir, tiene que ver en cómo hacemos las cosas que sí hacemos. Si yo me declaro una persona fiel a Dios, entonces estoy haciendo un voto y un compromiso equivalente al del nazaerato. Eso implica que Jesús lo es todo para mí en mi vida. (Colosenses 3:1-3) Jesús es mi Señor y Dios. (Juan 20.28) ¿Cómo llamarle Señor a Dios y no hacer lo que Él me dice que haga? Lucas 6:46-49.

Vale recordar a David y pedir tener un corazón como el de él. (Salmos 51:10). Si, pidámosle que pueda crear en nosotros un corazón limpio. Que nuestro corazón de piedra se haga de carne (Ezequiel 36:25-26) para Su gloria, por su Gracia.

Sansón lo hizo, le dio la victoria a su pueblo sobre los filisteos y lo vemos enla lista de Hebreos 11 como un héroe de la fe. Hebreos dice que Sansón fue uno de los que sacó fuerzas de ninguna. Esta es mi oración, que puedas tener las fuerzas para vencer al pecado y darle la gloria a Dios, que seas hallado fiel y no en deshonestidad para con Dios. Sansón vino de ser un débil a ser un hombre fuerte realmente;pero en Dios. ¿Quieres tener fuerza sobrenatural?

  • Conclusión. Para vencer al pecado, requieres de la gracia de Dios. (Tito 2:11-12). Ninguna persona, por muy fuerte que sea, puede vencer al pecado por su propia fuerza y lejos de Dios. Necesitamos aborrecer nuestros pecados, odiarlos y clamar a Jesús que limpie nuestros corazones, que los examine y vea. (Salmos 19:14). (1 Corintios 10:31)

Salmos 19:14 NBLH

(14) Sean gratas las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón delante de Ti, Oh SEÑOR, roca mía y Redentor mío.

La Generación Espontánea… vieja teoría refutada resurge…

Este post lo escribo porque de unos días para acá he estado leyendo acerca de Stephen Hawking, quien es toda una eminencia en el mundo científico. Este científico acaba de sacar un libro controversial de origen lo ha llamado “El Gran Diseño”, se sabe que él utiliza la palabra Dios como algo metafórico, su idea es atraer lectores.

Hawking ha escrito: “Dado que existe una ley como la de la gravedad, el Universo pudo y se creó de la nada. La creación espontánea es la razón de que haya algo en lugar de nada, es la razón por la que existe el Universo, de que existamos. No es necesario invocar a Dios como el que encendió la mecha y creó el Universo”.

En lo particular he pensado que los científicos son personas que buscan un sentido a la vida y por ello, basan sus teorías y principios en la observación y en la razón. Tenemos la idea que ser y pensar como los científicos es lo de avanzada, es la vanguardia es lo mejor. Pero cuando ves este tipo de planteamientos resulta increíble pensar que el científico genio de la época actual, quien es una autoridad mundial en la ciencia diga que el Universo simple y sencillamente se haya creado espontáneamente. http://es.wikipedia.org/wiki/Stephen_Hawking

Por otro lado, tuvimos, hace muchos ya a un señor llamado Franceso Redi y veamos qué hizo:

En una época en la que se creía en la generación espontánea, Francesco Redi era uno de los que dudaba de ella, por lo que realizó el siguiente experimento: Colocó una víbora muerta, un pescado y un trozo de carne de ternera en frascos, los cerró y selló. En otros frascos colocó los mismos componentes, pero los dejó abiertos. Los resultados fueron muy interesantes. En los frascos cerrados y sellados no había gusanos, aunque su contenido se había podrido y olía mal.

En los frascos abiertos, en cambio, se veían gusanos y moscas que entraban y salían. Por lo tanto, la carne de los animales muertos no puede engendrar gusanos a menos que sean depositados en ella huevos de animales.

Redi pensó que la entrada de aire a los frascos cerrados podría haber influido en su experimento, por lo que llevó a cabo otro. Puso carne y pescado en un frasco cubierto con gasa y lo colocó dentro de una jaula cubierta también con gasa. Los resultados fueron exactamente los mismos que en el primer experimento.

Actualmente, y lo sabemos, la teoría de la generación espontánea ha sido refutada científica y totalmente, lo que me lleva a pensar que Hawking está envuelto en una contradicción.

Un planteamiento científico, ya superado, totalmente comprobado desde hace ya muchos años surge a la luz de nuevo: La creación espontánea.

Lo que Redi y sus contemporáneos demostraron es que se requería de un ser vivo para que surgiera otro y que los insectos no surgían de la nada… Ahora Hawking le da la vuelta al ciclo, regresa a ese pensamiento diciendo TODO surgió de la nada.

Dios dice:

Isaías 43:1 NBLH
(1)  Mas ahora, así dice el SEÑOR tu Creador, oh Jacob, Y el que te formó, oh Israel: “No temas, porque Yo te he redimido, Te he llamado por tu nombre; Mío eres tú.

Yo no soy fan de Jesucristo

Jesús busca seguidores, no aplaudidores

http://read.ly/Luke9.23.NBLH

Lucas 9:23 Y a todos les decía: “Si alguien quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame.

Quiero compartir con ustedes un pensamiento con el cual amanecí el día de hoy.
Últimamente está de moda la palabra FAN, en las redes sociales del internet se utiliza para que alguien se añada como admirador de una persona, institución o servicio.
Te ponen un botón que dice “HAZTE FAN”.
En los deportes se dice de fanáticos, los que echan porras y se divierten en los estadios.
Con los artistas populares, un indicador de su fama es el número de fans que tienen.

En varias ocasiones lo he escuchado y hasta yo mismo he preguntado en prédicas, que si los que nos decimos cristianos expresáramos como los fanáticos de los estadios y los espectáculos nuestra FE, sería algo relevante.  En estos momentos me pregunto ¿Por qué hemos dicho eso? ¿Por qué comparar mi FE con un fanatismo?  Creo que con esa expresión he menospreciado la obra de Jesucristo en mi vida.

Hoy me queda claro que no es lo mismo ser FAN que ser un SEGUIDOR DE CRISTO. A Jesús no sólo se le aplaude, también se le obedece, Él busca obedientes.

Ser un fan es admirar a alguien y mostrar entusiasmo por ello; pero ser un SEGUIDOR DE CRISTO, implica se un discípulo, una persona totalmente comprometida con su Señor. Una persona que entrega su vida, más allá de las simples emociones. Entrega su vida para que el Señor la transforme.

Si me preguntaran ¿Eres “fan” de Cristo? Yo diría NO, no soy un fan, pues tendría que decir, más bien, que soy un discípulo seguidor del Señor, totalmente comprometido con ÉL.

¿Sientes que eres uno más en la iglesia? ¿Sientes que en tu vida las cosas no están muy claras? ¿Hay momentos en los que deseas probar otras cosas? Has pensado… ¿…qué tiene de malo?

Quizá sea el momento en el que debas hacer un alto y meditar al respecto. ¿Cómo es tu relación con el Señor? ¿Acaso tomaremos los beneficios y no haremos nada que Él nos pida?

SER cristiano tiene que ser algo más que un simple ir a la iglesia, orar cuando tengo dificultades y/o dar una ofrenda o diezmar (si es que das).

Disponte a ser un seguidor totalmente comprometido con tu Señor y no a ser sólo un (fan) admirador entusiasta.

Jesús busca seguidores, no fans.