Sírvele Bien a Dios


Cuando tú vas a un restaurante y el mesero se acerca a tu mesa, te dice: “Hola, soy fulanito (a) de tal, yo seré quien les sirva en su mesa”, hay tres cosas que tú y tus acompañantes esperan de esa persona.

  1. Que te traiga lo que has ordenado en tiempo razonable.
  2. Que tu comida sea de la más alta calidad posible.
  3. Una buena atención del que sirve.

Si estás en desacuerdo en alguna de estas tres cosas, seguramente no querrás regrear la próxima vez, no querrás regalar tu dinero por un servicio de mala calidad.

Bueno, ¿y qué de cuándo nosostros somos los que servimos? ¿Seríamos capaces de dar la comida con la mejor calidad posible, dar la atención que los comensales se merecen y servir con gran calidad en cada detalle, según se nos haya ordenado, sirviendo rápidamente para que tus comensales tenganla mejor experiencia posible? ¿Qué de nosotros cuando se trata de servir a Jesús? De hecho, Él es a quien nosotros servimos, a quien damos nuestras ofrendas (sacrificios) durante todo el día, ¿Cierto? Debiéramos al menos, considerar qué hay de nuestro servicio al Señor.

Te invito a que consideres la siguiente cita a fin de servir a tu Señor de la mejor manera:

El Señor le dijo a Moisés: “Ordénale al pueblo de Israel que se asegure de que se me presente mi ofrenda en el día señalado. Esa ofrenda de aroma grato presentada por fuego es mi comida.
(Num 28:1-2 NVI)

Sirvámosle a Dios y a su familia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s