Discierne, Discierne, Discierne el Cuerpo, por tí mismo, esfuérzate en ello


Algo que es digno de tomarse en cuenta. Algunos pensamietnos al respecto del Discernimiento.

Hace unos días unos hermanos que están pasando por un momento muy difícil, consecuencia de sus propios errores y pecados hablaron conmigo acerca de si podían o no tomar la Cena del Señor. Ellos entendían que estaban en pecado y no querían dañar el Cuerpo de Cristo. Me llamó la atención su postura, muy interesante, por eso escribo esto.

Vayamos a la carta a los Corintios donde vemos que la Iglesia está pasando por muchos problemas entre ellos. Se enjuiciaban unos a otros. No tomaban en cuenta a los demás. No se preocupaban por los demás, sólo pensaban para sí mismos y sus necesidades. Tenían problemas de varios tipos de pecado. Había divisiones entre ellos mismos. Esta carta nos REVELA que había una raíz, había una razón por la que ellos se encontraban en esta situación tan penosa y vergonzosa delante de Dios. Seguramente estarás de acuerdo en QUE MUCHOS DE LOS PROBLEMAS QUE AFLORAN Y FLUYEN A LA SUPERFICIE SON CONSECUENCIA DE NO HABER TRATADO CON LA RAÍZ, DE NO ARRANCARLOS CUANDO RECIÉN COMENZABAN A SALIR, DE NO PARAR EL PECADO, DE NO DENUNCIARLO Y DE NO CONFRONTARLO.

¿Cuál es la raíz de esta situación? Lo encontramos en 1 Corintios 10 y 11. La raíz de todo esto se encuentra en que NO DISCERNIERON EL CUERPO DE CRISTO. No veían a Jesús en las otras personas que eran sus hermanos. Sólo se veían a sí mismos, no pensaban en que la Iglesia es de Jesucristo y no de ellos. ¿Cuántos no hemos experimentado cuando ciertas personas se creen dueños del Cuerpo de Cristo (Iglesia)?

Si viéramos a Jesús en Su Plan y en Su CUERPO, en forma sobrenatural… muchas raíces del mal estarían fuera de nuestras vidas. Tendríamos mejor relación y haríamos un mejor servicio a JESUS. Tendríamos una mejor capacidad de respuesta y veríamos en los demás la acción de Dios en sus vidas, veríamos SU BENDICIÓN. Tenemos que aprender a DISCERNIR EL CUERPO con el propósito de verle a Él y entonces tener su bendición en nuestras vidas. No nos olvidemos que donde hay armonía, Dios envía bendición y vida eterna.

Mucho pecado, división y maldiciones (de enfermedad y muerte) vienen a nuestras vidas porque no nos obligamos, no ponemos el esfuerzo en VERLE A ÉL. Se trata de tener una “conciencia de DIOS” en todas las cosas. No te olvides que hay un Dios y que el vigila todos tus pensamientos y todos tus actos. Cuando discernimos el CUERPO DE CRISTO obtenemos una maravillosa oportunidad para “VIVIR LA VIDA Y VIVIRLA BIEN”. ¡Vamos a discernir el CUERPO DE CRISTO (la Iglesia), esforcémonos en ello!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s