Llenos del Espíritu


Este 15 de septiembre por la noche hubo granadas que fueron lanzadas para explotar y matar a 8 personas en Morelia. Doloroso y triste. Veía en la televisión que la gente no se recupera. La conciencia colectiva es de miedo y angustia. Insisto, nuestro México está siendo llevado a la máxima presión social.

Leía yo en El Universal de México, que ya detuvieron a tres de los implicados en este grupo delictivo (narcoterroristas) que provocaron esta triste y condenable acción.

Cuando leo todo lo que hicieron en los momentos previos, vemos a gente que tenía un plan, que tenía algo que hacer. Tenían una misión. Se programaron para cumplirla y lo hicieron, no importando las vidas, no importándoles nada. Actuaron como si nada en la noche del grito mexicano. Días antes planearon, hicieron cosas como parte de nuestro pueblo, como mexicanos; pero en realidad su “misión” era lo importante. Querían sembrar miedo y aterrorizar. No les importa lo que les digan, estaban comprometidos con lo que hacían. Tenían la necesidad de aventar esas granadas de mano y antes de eso se confundieron entre la multitud. Fueron parte de la multitud; pero hirieron a esa multitud. Estaban ahí; pero no eran parte de ahí, necesitaban soltar esas malditas granadas.

Me pongo a pensar acerca de cómo desperdiciamos el tiempo muchas veces. Los cristianos conocemos los deseos de Dios y sabemos qué es lo que Él quiere que hagamos. Somos flojos y desobedientes en muchas áreas de nuestra vida con respecto a Dios. Actuamos como tontos, somos pasivos, o, más bien, inactivos y sin motivación; pero conocemos la Verdad. Andamos como en un letargo, como “muertos vivientes”.

Pienso en que Pablo nos dejó una recomendación y dijo: “No os embriaguéis con vino en lo cual hay disolución, más bien sean llenos del Espíritu Santo”. ¿Puedes imaginar o saber qué es estar lleno del Espíritu?

Me parece que cuando estás lleno del Espíritu Santo, no te pones a medir todo, no te pones a  pensar qué es lo políticamente correcto, no te dedicas a enjuiciar todo tratando de ver los errores de los demás. Haces lo que es natural. Eso es estar lleno del Espíritu, hacer lo que es natural para Dios. Gálatas 5:22 y 23 nos habla del fruto del Espíritu.

Muchas veces actuamos como tontos y nos sentimos indignos o deprimidos porque nos equivocamos.

La forma para trascender en el Señor es ser obedientes en las cosas pequeñas de la vida cristiana. Debemos estar dispuestos para el Señor y vivir saturados por su amor y su presencia.

¿De qué estamos hablando? ¿Puedes sentir al Espíritu Santo en tu vida? La verdad es que puede que otros nos vean como locos por nuestra forma de vivir. Porque sí, la vida en el Espíritu es vivir diferente a los demás.

Piensa en Ana, la mamá de Samuel. Una mujer que clamaba por un hijo, que clamaba por la justicia de Dios. Parecía ebria; pero pedía según la voluntad de Dios. Piensa en Pedro, el discípulo de Jesús, parecía loco. Caminó sobre el agua. Una actitud de hacer lo que Dios quiere.

Tendrás que dejarte usar por Dios. Dios usa a las personas que no se dejan amedrentar, que no les importa lo que otros digan, sin temor. Él quiere usarte. ¡No tengas miedo!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s