¿Puedo Influir en Dios con la Oración?


Seguramente tendrás personas que hayan influido en tu vida de una o de varias maneras. Una de las personas que ha influido en mi vida a través de sus predicaciones es el señor Wedge Alman. Wedge, es un siervo de Dios que trabaja para Juventud Con Una Misión en Latinoamérica. Es un apasionado de vivir la palabra de Dios y compartirla por todo el mundo.

Hace unos años nos recomendó leer a un autor norteamericano que se llama Greg Boyd. Greg escribió un libro que se llama “El Dios de lo Posible”.

En este libro hace un estudio bíblico acerca de cómo Dios responde a nuestras oraciones. Cita el caso específico del rey Ezequías en 2 Reyes 20:1-6. Es una cita difícil para algunos y desafiante para otros.

En este caso vemos que el rey Ezequías recibe una declaración de parte del profeta Isaías; que, a su vez era voz de Dios. Dios le había dicho a Isaías que hablara con el rey y le dijera que iba a morir. En México decimos “iba a entregar el equipo”.

Lo que quiero resaltar es que el rey oró a Dios y, la Palabra nos dice que su oración fue escuchada por Dios y fue Dios quien le dijo al profeta Isaías que regresara y le dijera al rey Ezequías que su oración había sido oída y que Dios le daría quince años más de vida.

No sé qué pienses; pero, ¿no te gustaría que alguna de tus oraciones fuera contestada de esa manera?

También digo que es peligrosa esta opción, pues nos da muestra de que Dios cambió su decisión y postura original con respecto a la vida del rey. Cambió su mente por la oración y la acción de Ezequías.

Esto es fuerte. ¿Puedes imaginarte a Dios cambiando ciertas decisiones por el simple hecho de que tú y yo estamos orando? ¿Por que reaccionamos con humildad a su voluntad?

Esto nos dice que podemos influir en Dios por nuestras oraciones y actitudes.

Sé que hay personas que se pregunten o, que me cuestionen y me digan: ¿Qué te pasa? ¡Dios es soberano! Dios no puede modificar su voluntad tan sólo porque tú ores, Él ya tiene predefinido lo que va a suceder en nuestras vidas. Tal vez me digan que aún las oraciones de sus hijos ya están incluidas en la voluntad de Dios.

Sin embargo, la Biblia dice:

“Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. (Mateo 7:7 NVI)

Mi pregunta: ¿Por qué oramos? Si ya está todo predeterminado, no tiene caso orar, ¿no crees?

Yo creo que una de las razones por las que oramos es porque sabemos que algo puede suceder, un cambio, un aspecto diferente, un favor de Dios.

¿Cómo Responde Dios a Nuestras Oraciones?

Yo creo que Dios nos creó con libre albedrío y que mientras se esté ejecutando la voluntad de Dios, Dios tiene control de todas las cosas. ¿Por qué oramos entonces? Porque podemos influir, y digo influir. No estoy diciendo que nosotros podemos cambiar la mente de Dios. Sólo digo que somos elementos de influencia. ¿Cómo puede influir mi oración a Dios?

Volviendo a nuestro caso con el rey Ezequías. Dios sabía que Ezequías era una persona de oración. Manda la Palabra y Ezequías reacciona libremente (su libre albedrío en acción). Dios toma en cuenta la reacción de Ezequías.

Dios es influido por la oración de Ezequías y le permite quince años más de vida.

Ahora bien, Dios puede respondernos de tres formas:

  1. Dios puede decir NO.
  2. Dios responde a nuestras oraciones a través de su providencia. SI Dios tiene el control de todas las cosas, puede responder a nuestras oraciones a través de su control Omnipotente. Dios puede escoger sanar a alguien, mientras que por otro lado puede decir que no. Seguramente en tu vida ha pasado eso mismo.
  3. Dios responde a nuestras oraciones a través de un milagro. A veces Dios puede escoge hacer un milagro como en el caso del rey Ezequías. Otro ejemplo: Pedro hizo que todos salieran del cuarto; luego se puso de rodillas y oró. Volviéndose hacia la muerta, dijo: “Tabita, levántate.” Ella abrió los ojos y, al ver a Pedro, se incorporó.
    (Hechos 9:40 NVI)
    No olvidemos que un milagro es la violación de las leyes naturales y físicas. Aunque, no es la forma típica para que Dios responda (esta es mi apreciación). Te lo demuestro así: En Juan 5, Jesús sana a un hombre que se arrastraba hacia el estanque de Betesda. La pregunta: ¿Por qué no sanó a los demás enfermos que había ahí?  Mi respuesta: Porque no quiso.

Motivándonos a Orar

Quiero motivarte y decirte que ores. Puedes influir en el corazón de Dios para que el favorezca ciertas cosas. Debo decirte, si y claro, que Él no cumple caprichos. Él actúa conforme a su voluntad, no conforme a la tuya; pero puedes influir. ¿Qué tal si Dios si quiere? Dice la Biblia que Él escucha al que clama.

¿Por qué oraras? ¿Cuáles serán tus motivos?

Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones.
(Santiago 4:2-3 NVI)

Pídeme, y como herencia te entregaré las naciones; ¡tuyos serán los confines de la tierra!
(Salmo 2:8 NVI)

¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración de fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y si ha pecado, su pecado se le perdonará.
(Santiago 5:14-15 NVI)
¡Bendiciones!

Anuncios

2 comentarios en “¿Puedo Influir en Dios con la Oración?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s