No Dejes Tu Casa Sin ÉL


Es probable que se diera el caso que la familia de tus esposo (a) y tu esposo (a) mismos presenten un desafío a tu vida. Quizá ellos no se abren (no facilitan las cosas) para venir a la congregación, de hecho, a nada que tenga que ver con el Señor Jesús. ¿Cómo manejar eso? Sabiendo que tú si quieres entregarte al señor y que Él sea el centro de tu vida? ¿Cómo hacerle con respecto a tu familia?

Esto es parte de nuestro viaje como cristianos en este mundo. Se trata de compartir los sufrimientos de Cristo (en cierta manera). No esperes tener las respuetas para todo.

Sería sano que tu familia se entere, además de que vas a eventos cristianos, que tú les hables de Jesús y trates de hablar honestamente con ellos (sin ofenderlos); abiertamente. Si ellos te dan “entrada” habrás ganado a gente que te oye y puedes pasar al nivel de hablar con libertad y en su momento, al compromiso. Sin emmargo, ellos te necesitan sentir auténtico y real, si no es así, muy fácil no te escucharán e inclusive te criticarán. No se trata de que nada más se queden con algo superficial del cristianismo, ¡que entiendan lo profundo y radical que es seguir a Cristo!

¡Háblale a tu familia!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s