Liderazgo – Servicio


Ser Servidores con Intención

La misericordia y la verdad sostienen al rey; su trono se afirma en la misericordia. (Proverbios 20:28 NVI)

Entonces pregunté: ‘¿Quién eres, Señor?’ ‘Yo soy Jesús, a quien tú persigues –me contestó el Señor–. Ahora, ponte en pie y escúchame. Me he aparecido a ti con el fin de designarte siervo y testigo de lo que has visto de mí y de lo que te voy a revelar. (Hechos 26:15-16 NVI)

Aunque soy libre respecto a todos, de todos me he hecho esclavo para ganar a tantos como sea posible. (1Co 9:19 NVI)

Muchas personas trabajan y quieren servir en la Iglesia. Hay quienes sirven; pero lo que buscan es reconocimiento y llamar la atención sobre su vida de los demás. Este pensamiento tiene como objetivo enfocarnos en el servicio auténtico que un cristiano debe llevar acabo. Si tú estás sirviendo deberás (en algún momento de tu ministerio) ser honesto contigo mismo y definir el propósito por qué lo haces y cuál es la motivación que te mueve.

Hablemos del Servicio

Hay muchas maneras de definir el liderazgo y el servicio. Pudiéramos resaltar que se requiere una alta capacidad de organización, de orden y administración de recursos. Hay muchas libros que hablan de técnicas administrativas y de personalidad; pero pocos o casi ninguno hablan como Jesús nos mostró que debe ser un servidor o líder.

Me llama la atención que Jesús confrontaba a los que querían ser los primeros. No estamos hablando de un género, el servidor puede ser un hombre o una mujer, para todos el Señor nos da los principios necesarios para servirle a Él y alos creyentes. Veamos:

Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos. (Mateo 20:26-28 NVI)

¿Estás listo para seguir el ejemplo de Cristo?

No sólo Cristo, también Pablo nos ponen el ejemplo de que los cristianos debemos ser esclavos y siervos de los demás. Palabras que suenan fuera de contexto en nuestro tiempo.

Jesús dio ejemplo cuando lavó los pies de sus discípulos. No sólo fue un ritual, sino un momento de enseñanza profunda que afecta a nuestros principios y servicio.

Una buena manera de saber qué es el servicio, es empezando por saber qué no es

  • Tener el Control. Hay personas que si ellos no controlan lo que pasa en su ministerio o servicio no tienen paz, y actúan en consecuencia. Como encargados de un servicio, no somos nosotros los que controlamos la vida de los demás. Ese, es un trabajo de Dios, en todo caso.
  • Ser la persona que todo lo sabe. A mucha gente le gusta que le pregunten cómo se hacen las cosas y si no le preguntan se enojan. Otros también pueden tener buenas respuestas, no tienes por qué, a fuerza, ser tú el que todo lo sepa.
  • Querer estar al frente siempre. Hay quienes no permiten que otros brillen o tengan éxito sirviendo. A fuerza lo quieren hacer ellos; pero eso, no es servir. ¡Cómo les cuesta darle el crédito a otros!
  • Echarse porras no es de servidores. A muchos les gusta resaltar qué tan bien o qué tantas cosas hacen. “Yo hice esto…”. “Yo hice lo otro…” Los servidores no necesitan porras para hacer las cosas. El gozo y el entusiasmo por servir es más profundo que unas palabras de reconocimiento. Muchos trabajan y dicen: “Nadie me reconoció lo que yo hice” Juas! Eso, es “Ponerle mucha crema a tus tacos”, como decimos en México.
  • El primero en todo. Hay personas que sólo quieren llamar la atención gritando, hablando o siempre ser el primero en todo.

Cómo reconocer a un Verdadero Servidor.

No basta con ser carismático y caerle bien a los demás. No basta con tener a mucha gente a tu lado ni mostrar que tienes mucho talento. Eso no es suficiente. Para ser buen líder (servidor) se requiere mucho más que eso.

¿Cómo podemos reconocer a los líderes verdaderos?

  • Los demás hablan de él (ella). La persona no tiene que hablar de sus logros o trabajo. Los otros hablan de él. No se autopromueve.
  • La gente lo sigue y hace las cosas voluntariamente y a gusto. No necesitan demandar o hacer requerimientos. No necesitan insistir para que los sigan.
  • Inician relaciones profundas y duraderas. Toman la iniciativa de acercarse a los demás.
  • Tienen un espíritu de “puedo hacerlo”. Su primer pensamiento es ¿Qué puedo hacer para alcanzar a esa gente y ayudarle en sus vidas? No requieren de muchos recursos, simplemente, trabajan con lo que tienen.
  • Cuando les das un cumplido se sonrojan.
  • Dar es su palabra favorita. Dan, dan y dan siempre buscando qué más pueden hacer.
  • Hacen la diferencia y hacen bien las cosas. Cuando alguien se equivoca les muestran cómo deben hacerlo sin juzgarlos innecesariamente.
  • Actúan cara a cara. Dan la cara en todo momento.

El ministerio busca líderes que sirvan. Son difíciles de encontrar ¿Serás tú uno de ellos?

cuiden como pastores el rebaño de Dios que está a su cargo, no por obligación ni por ambición de dinero, sino con afán de servir, como Dios quiere. No sean tiranos con los que están a su cuidado, sino sean ejemplos para el rebaño. (1Pedro 5:2-3 NVI)

SIETE FORMAS PRÁCTICAS DE CÓMO SERVIR:

  1. Llama a tres personas que nunca les hayas hablado y haz preguntas, comienza una plática acerca del servicio.
  2. Escribe cinco cosas que debes hacer en tu ministerio.
  3. Pídele a alguien que haga tu trabajo favorito. (“Dirigir”, dar consejo, orar por alguien, etc…)
  4. Pide perdón y disculpas, sobre todo, si no has sido totalmente honesto (a) con alguien.
  5. Has un acto de DAR anónimo. Que la persona que recibió la bendición no sepa quién le bendijo. Regala algo valioso a alguien sin que sepa que fuiste tú.
  6. Pasa tiempo con alguien que parezca no “merecer tu atención”.
  7. Trae a tus colaboradores (as) contigo, hagan un círculo y sólo platiquen de algo que esté sucediendo en sus vidas. Terminen con un tiempo de oración. Solamente eso, no cuenten chistes, no hagan planes, sólo oren.

CUATRO CARACTERÍSTICAS DE LOS QUE SIRVEN

  1. Son honestos. Comparten la verdad, no andan diciendo mentiras por todos lados.
  2. Están presentes. No se esconden. Siempre están ahí.
  3. Son flexibles. Se ajustan alas necesidades de los demás.
  4. Son comprometidos. Siempre buscan comprender los sentimientos de los demás, sus pensamientos, ideas y sueños.

10 MATA SERVIDORES

  1. No escuches, habla siempre.
  2. Da a los demás las razones por las que deben seguirte.
  3. No respondas, sólo siéntate y mantén la compostura.
  4. Cree en la exageración. Exagera las cosas.
  5. Cuídate de los que están cerca de ti. Alguno querrá lastimarte seguramente.
  6. No dejes que otros sobresalgan.
  7. Haz negocios con los demás, gánales, arróllalos, húndelos.
  8. Asegúrate de que siempre seas el ganador.
  9. Cuando vayas perdiendo, grítalo o cállate. Elige qué hacer.
  10. Escóndete y haz que la gente te encuentre.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s