¡Estás Loco!


Hechos 26

Este sábado 1 de Noviembre vamos a bautizar a nuevos creyentes en la congregación. Son jóvenes que han creído y son impulsados a obedecer al Señor. Son jóvenes que han comprendido su realidad de pecado y que disponen su vida para convertirse a Jesucristo. El Señor actuando a favor de ellos y trayendo su vida a salvación. A pesar de que su familia los tilda de locos y no están de acuerdo con ellos. Es por eso que escribo esta entrada dedicada a Vanessa y Yoel, jóvenes valientes y esforzados.

Este asunto me lleva a pensar en el apóstol Pablo y su transformación. En Hechos 26 vemos que Pablo da testimonio de cómo es que lo alcanzó el Señor. Veamos:

Resulta que el apóstol Pablo llega ante Agripa para defenderse. Pablo dice que está contento por poder hacerlo. ¿Te puedes imaginar la expectativa que tenía Pablo al poder defenderse? ¿Tú cómo hubieras reaccionado? A Pablo se le permite hablar del motivo y la causa por la que lo tienen preso. Una oportunidad única.

Pablo explica su pasado, habla de cuando fue joven y explica que por hablar de la esperanza en Cristo los judíos lo acusan y lo tienen preso. Yo te pregunto ¿Cómo hablas de Cristo? ¿Qué importancia tiene hablar de Cristo en tu vida? El caso es que vemos a Pablo pasar por problemas ya que tenía acusadores judíos que le odiaban y querían destruirlo.

El asunto es que Pablo tuvo una vida antes de Cristo y otra después de haber tenido un encuentro con el Señor. Su vida cambió. Esto nos debe llevar a pensar que, efectivamente, nuestra vida fue distinta antes de que fuéramos y perteneciéramos al Reino del Señor. ¿Puedes ver una nueva luz en tu vida?

Cuando Pablo habla de Jesús habla de su resurrección y esperanza como puntos principales al hablar del Señor. ¿Cuáles son las palabras de tu boca que identifican al Señor en tu vida?

Cuando Vanessa y Yoel nos explican lo que viven en su casa debido a que se convirtieron al Señor, oramos porque la mano del Señor esté con ellos. Agradecemos que en lugar de ir a un antro ahora deseen aprender más de la Palabra y que Dios los haya hecho una nueva criatura y vengan a ser parte de la familia del Padre.

Sin duda, cuando nos hablan del Señor y no somos cristianos, hay cosas que están latentes en nuestra vida. Enfrentamos problemas y tormentas en la vida. ¿Te acuerdas cuando te convertiste cómo fueron derribadas tus muros y barreras? Te resistías al evangelio, a pesar de que había gente que te invitaba, que te hablaba y que oraba por ti. Así Agripa se resiste a la predicación de Pablo.

Muchas veces le hablamos a otros de Cristo y se resisten, son como Agripa. Lo entienden; pero no se dejan.

No sé cuanto tiempo llevas de conocer al Señor, sin embargo, te invito a que ores comprometiéndote con el Señor a que vas a responder de acuerdo a su propósito para tu vida. Dile que quieres escucharle y moverte con Él, que confías en Él y que tus metas y agenda estarán en segundo lugar.

Me encanta que Pablo da su testimonio y empieza a describir un maravilloso viaje espiritual. ¿No te emociona? Digo, es emocionante contar tu historia, la historia de tu encuentro con Jesús. Pablo usa unas imágenes hermosas de ese viaje. ¿Cuál imagen te gustaría más hablar porque describe mejor tu vida?

Cuando abre sus ojos.

Yendo de la oscuridad a la luz.

Cambiando del dominio de Satanás al de Dios.

Cuando nos convertimos tenemos cambios radicales. ¿Qué imagen describe mejor tu cambio radical?

Gracias Señor, porque nos das la oportunidad de compartir tu salvación. Gracias por cambiar nuestra dirección Señor. Dame una guía fresca de cómo puedo dirigir mi vida en estos días.

¿Cómo reacciona la gente cuando les cuentas tu historia? ¿Cómo manejas las situaciones cuando tu fe es criticada? A la mejor te portas a la defensiva, tal vez le pides a Dios fortaleza o ¿tratas de evitar esas situaciones?

Señor, te pedimos que nos des una visión de alcance por los perdidos y que no nos importe lo que otros digan. Ayúdanos para escuchar a la gente y compartirles tu verdad y nos estar reaccionando solamente. No importa que me digan que estoy loco. No dejaré de compartir el amor del Señor. Danos tu ayuda Señor y el valor de ver con tu corazón.

Manifiesta tu fe, a pesar del lugar de acción en el que te encuentres.

Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.

(Hechos 26:16-18 RV60)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s