FE PRÁCTICA VS FE TEÓRICA


Se le pidió a un estudiante de la universidad que preparara una lección para enseñarla a su grupo en la clase de oratoria. Sería calificado en la creatividad y capacidad para conducir cada punto de tal forma que su clase fuera memorable.
El título de su charla fue: “La Ley del Péndulo”. Pasó veinte minutos enseñando cuidadosamente el principio físico que rige a la oscilación de un péndulo. La ley del péndulo es: Un péndulo no puede volver a un punto más alto que el punto desde el cual fue puesto en libertad. Debido a la fricción y la gravedad, cuando el péndulo regrese, va a caer por debajo de su punto de lanzamiento original. Cada vez que se balancee se hará un arco menor, hasta que finalmente se encuentre en reposo. Este reposo se llama el punto de equilibrio, donde todas las fuerzas que actúan sobre el péndulo son iguales.
El estudiante ató a una cuerda de un metro un muñeco en la parte de abajo, fijándola en la parte superior de la pizarra con una tachuela. La tomó por la parte superior de un lado e hizo una marca en el pizarrón, para luego soltarlo. Cada vez que regresaba el muñeco de nuevo hacía una nueva marca. Le tomó menos de un minuto demostrar la ley del péndulo desde que lo soltó en la parte de arriba hasta que llegó al punto de equilibrio el muñeco. Al terminar demostración, las marcas en el pizarrón demostraban la ley del péndulo.
El estudiante le preguntó a las personas que estaban en la sala si creían que la ley del péndulo era verdad. Todos sus compañeros levantaron sus manos y su maestro también. El maestro empezó a caminar hacia el frente de la sala pensando en que la clase había terminado. En realidad, sólo había comenzado.
Colgando de las vigas de acero del techo en el centro del salón había un gran péndulo, crudo, pero funcional que pesaba un poco más de 110 kilos hecho de pesas de metal atadas a cuatro hilos de cable de paracaídas. El estudiante invitó al maestro para que subiera a una mesa y se sentara en una silla dando su cabeza contra la pared de cemento. Entonces el estudiante llevó a los 110 kilos de metal hasta la nariz del maestro. Sosteniendo el enorme péndulo a sólo unos centímetros de la cara del profesor. El estudiante, una vez más explicó la ley del péndulo que el maestro había aplaudido sólo unos momentos antes y dijo: “Si la ley del péndulo es verdad, entonces cuando suelte esta masa de metal, que se moverá a través del cuarto volverá por debajo del punto de liberación. Eso quiere decir que su nariz no estará en peligro.”
Después de que hizo la declaración final de la ley, el estudiante miró a su maestro a los ojos y preguntó: “Profesor, ¿usted cree que esta ley es verdad?” Hubo una larga pausa y enormes gotas de sudor se formaron por arriba de sus labios y luego asintió débilmente y le susurró: “Sí”.
El estudiante lanzó el péndulo que hizo un sonido silbante trazando un arco por todo el cuarto. Una vez que llegó al otro extremo de su oscilación, se detuvo un momento y vino de regreso. El estudiante declaró posteriormente que nunca había visto a un hombre moverse tan rápido en toda su vida como lo hizo su maestro, literalmente, se clavó en la mesa (Ken Davis, How To Speak ToYouth, pp104-106).

Fue fácil para este profesor creer en la ley del péndulo cuando todo era teórico. Pero cuando su vida, literalmente, dependía de la ley del péndulo, demostró que su creencia era sólo teórica. ¿Qué tan fácil es para nosotros creer en la suficiencia de Dios en la iglesia el domingo por la mañana o en un estudio de la Biblia? Pero en el mundo real, donde nuestras vidas están en juego muchos de nosotros demostramos que nuestra creencia es solo teórica y no real.
Necesitas volverte a Dios, creer y confiar en Él. Necesitas creer que Él te provee y que no son tus fuerzas. Necesitas creer que Dios es real mientras te mueves en este mundo y no sólo en tu silla en la reunión del domingo. Admítelo Dios es Suficiente. ¡Créelo!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s