Pon atención


ian-espinosa-182411-unsplash

Cuando los adolescentes crecen pasan por momentos importantes en su vida física, emocional y espiritualmente. Tomar decisiones correctas será un proceso de aprendizaje duro, a veces lento; pero necesario. Entre los 15 y los 25 años tomarás decisiones importantes. Por ejemplo, ¿A qué te vas a dedicar? ¿Con quién vas a vivir el resto de tu vida? Son decisiones tan relevantes para vivir bien o para morir.

Cuando eres adolescente todavía eres hijo y se requiere poner atención en las cosas importantes. Una de ellas es poner atención y llevar a cabo los estatutos y las ordenanzas de tus padres. La Biblia señala que el honrar a los padres es un mandamiento que tiene promesa de Dios. Necesitas enfocarte en ello y ser humilde en aceptar los consejos y correcciones de tus padres. En la medida que pongas atención en el consejo de tus padres podrás tener recursos a fin de tomar decisiones importantes en tu vida. No en balde ellos ya han vivido veinte años o más que tú, han adquirido experiencia.

Por otro lado, tus pares, compañeros y “cuates” procurarán envolverte en hacer lo que ellos quieran. El enemigo se mostrará seductor y pretenderá acabar con tu vida, engañándote. Si, el enemigo de Dios también es tu enemigo y quiere que destruyas a otros y destruirte a ti también. No, no vayas. No, no hagas caso. Mantente en el rumbo correcto, considera a Dios. El enemigo querrá destruirte hasta acabar completamente contigo, Dios querrá darte vida hasta llevarte a la eternidad.

Si, tendrás que decidir entre la vida y la muerte; la bendición y la maldición; la luz y la oscuridad, el camino estrecho y el camino ancho, el bien y el mal. No te apresures al mal aunque se vea más fácil y seductor. Aprende a discernir acerca de las malas compañías, muchos de esos pandilleros quieren hacer el mal para destruir a otros y de paso llevarte a ti en medio del crimen. Evita el espíritu arrogante y altivo, eso no va con un hijo de Dios.

No, no hay camino fácil. La vida cristiana requiere de fe y amor para sobrevivir a los ataques del enemigo. Quita todo temor de tu vida y cree que Dios tiene planes de vida para ti. La vida que Dios ofrece es abundante y eterna. Necesitas, pues, aprender a aborrecer (rechazar) lo que Dios aborrece. Vida abundante es la que Jesús ofrece, por eso él murió en la cruz. ¿Qué decidirás tú? ¿Vida o Muerte? Pon atención, prepárate con valor y decide seguir a Jesús. Él te dará vida eterna y salvación. Pon atención, haz caso del consejo de tus padres.

Proverbio 1:8-19

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s