Lengua Viperina


tame.jpg

Imagen tomada de pinsdaddy.com

¿Has escuchado la frase que dice: “Ten cuidado con esa persona porque tiene una lengua viperina”? A veces se hace referencia así por la capacidad para hablar que alguna persona manifiesta. No, no sólo es el hablar muchas palabras, también cuenta la intención. Una persona con lengua viperina es hiriente con sus palabras, tiene mala intención, inventa chismes y es murmuradora. Este tipo de persona se vuelve experto en el menosprecio y ninguneo con sus palabras. Controlar la lengua es controlarse a si mismo, controlar la lengua es dejar que el Espíritu Santo hable con sabiduría, para eso Dios nos da dominio propio.

La lengua, físicamente, es un músculo pequeño, de 10 centímetros, sin embargo, es el músculo más poderoso que forma parte de nuestro cuerpo y tiene funciones diversas, como las de proveernos la sensación de sabor y permitirnos ingerir los alimentos, además de ser muy flexible. Sin embargo, es nuestro cerebro quien controla sus movimientos y funciones físicas. De esto, debemos estar conscientes al momento de controlar lo que decimos, que sea nuestro cerebro quien marque la madurez con la que hablamos. ¿No crees? Es tiempo de hablar con responsabilidad y madurez. Es tiempo de usar la lengua con el propósito claro de edificar, de levantar y bendecir a los que nos rodean.

En Génesis, el libro de los principios, leemos actuar a la serpiente engañando a Eva para hacerle creer a ella y a su marido que podían ser como Dios sin Dios. Siempre buscando la destrucción de los demás. Dios nos ha dado dominio propio (2 Timoteo 1:7) para controlar nuestra lengua y crecer espiritualmente. Una persona que controla su lengua aprende a filtrar sus pensamientos dando muestra de madurez y disposición a los acuerdos. Hacer a un lado los insultos por palabras que edifiquen y promuevan la bendición. Nuestra madurez espiritual se evidencia por el saber controlar nuestra lengua.

Santiago es más explícito cuando maneja el concepto de la brida, la que controla a los caballos como una forma similar en la que debemos controlar nuestra lengua para evitar crear fuegos innecesarios. La brida consiste en un conjunto que es conformado por el freno, la rienda y las correas que se utilizan para controlar a un caballo. La idea subyacente es que tú y yo debemos controlar nuestra lengua con todos los recursos y esfuerzos que sean necesarios. Siempre debe haber un propósito claro y con bendición para expresar nuestras palabras. Nada de ser hirientes o generar menosprecios con nuestra lengua. Controla tu lengua, controla tu cuerpo, busca ser bendición con lo que dices, piensa antes de hablar, parece decirnos la Palabra.

Hoy te invito a que consideres Proverbios 15:4 cuando dice que, las palabras suaves son un árbol de vida; la lengua engañosa destruye el espíritu. (NTV) Nos ayudan las resoluciones que hizo Jonathan Edwards al respecto de este tema:

  1. Estoy resuelto a nunca decir nada en absoluto contra nadie, sino cuando está perfectamente de acuerdo con el más alto grado de honor cristiano, y el amor por la humanidad, agradable a la más baja humildad y al sentido por mis propias faltas y defectos, y de acuerdo con la regla de oro; a menudo, cuando diga algo contra cualquier persona, para llevarlo, e intentar que estrictamente pase por el examen de la presente resolución.
  2.  Estoy resuelto, que en las narraciones, nunca hablar otra cosa sino la verdad pura y simple.
  3.  Estoy resuelto a nunca hablar mal de nadie, a menos que tenga alguna buena reconvención que comunicar.
  4. Estoy resuelto a siempre dejar que haya algo de benevolencia en todo lo que hable.

¡Hazlo! Deja al Espíritu Santo actuar en tu vida. Cuida tu lengua, cuida tu forma de hablar, no seas viperino (a). Pídele a Dios sabiduría para hablar con una mente bien articulada. Pon mucho cuidado sobre tu boca, sé rápido para escuchar y lento para hablar. Aprende a compartir el evangelio con los demás en tus conversaciones y no permitas que tus palabras sean la marca de un mal corazón. Sé prudente.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s